Historia del Salvamento Acuático en el Mundo


El salvamento acuático es relativamente joven cuando nos referimos a su forma de organización. El salvamento de marineros náufragos parece haber generado y provocado las primeras organizaciones de rescate acuático. La Asociación de rescate acuático "Chinkiang" ( "Asociación Chinkiang de Salvavidas") establecida en China en 1708 fue la primera organización de este tipo reconocida en el mundo . Esta organización desarrolló torres de rescate y materiales que podrían haber sido utilizados para este propósito.


En los Países Bajos, en Amsterdam, nació en 1767 la "Sociedad para salvar a las personas que se ahogan", con el objetivo principal de prevenir la muerte por ahogamiento en los numerosos canales abiertos existentes en la ciudad. Esta compañía se mantiene en la actualidad y promueve una variedad de iniciativas en el ámbito de la prevención. En Inglaterra, el esfuerzo organizado para hacer frente al salvamento acuático se inició en 1774 y el uso de embarcaciones de rescate se inició en 1824 .

En 1787, la Sociedad Humanitaria de Massachusetts (EE.UU.) comenzó el proceso de lo que se convertiría en un movimiento de rescate acuático en los Estados Unidos y convertirse en el USLSS ( "Servicio de Salvavidas de los Estados Unidos") . El USLSS se compone de una extensa red nacional de torres de rescate dispersas a lo largo de la costa con personal salvavidas proporcionado por el Gobierno Federal, que posee el crédito de 170.000 vidas salvadas. En 1915, esta organización se unió al "servicio de guardacostas" para convertirse en la Guardia Costera de Estados Unidos.

Fue hasta en 1800 que la natación, ahora conocido como los baños de mar, comenzó a surgir como una forma extremadamente popular de recreación. Se construyeron lugares para el ocio a lo largo de las playas en lugares como "Atlantic City" y "Cabo mayo" en Nueva Jersey, el problema del ahogamiento surgió inmediatamente. Fueron implementados varios métodos de prevención de ahogamiento, incluyendo el uso de líneas de cuerda en el agua (cuerdas fijas en la que los bañistas se podían agarrar). Cuando estas estrategias de prevención resultaron exitosas, la policía fue designada para ejecutar el servicio de vigilancia en la ciudad de "Atlantic City". Sin embargo, el servicio era costoso para los recursos policiales y en ningún caso se asumía la responsabilidad como debía de ser. Fue cuando se contrató un grupo grande de salvavidas en 1892.

En la ciudad de "Cape May", los esfuerzos para reducir el número de accidentes por ahogamiento se inició con el uso de anillos de rescate y el uso de "embarcaciones "en las playas que se podrían utilizar para el rescate. En 1865, los hoteles comenzaron a contratar a personas para trabajar en los barcos que hacían el resguardo en su borda. Esta estructura fue la base para la organización de los servicios municipales de salvamento que continúa hasta nuestros días.


Alrededor de 1900, la Cruz Roja Americana y el "YMCA" (Sociedad Cristiana de Hombres Jóvenes) comenzaron los esfuerzos juntos para reducir el número de ahogamientos que enseñan a los estadounidenses a nadar y guardar el uno al otro cuando existe peligro en el agua. Esta campaña de formación en la natación y salvamento, con un enfoque en las piscinas cubiertas y playas, creció y alcanzó el nivel nacional y sigue siendo uno de los pilares de la prevención hasta la actualidad.


Aunque la necesidad de los servicios de prevención de ahogamiento y rescate se basaba en la ocurrencia de muertes por ahogamiento las técnicas de rescate seguían siendo muy básicas y rudimentarias, que se basa exclusivamente en la intervención de un nadador para salvar a otro en un rescate de tipo cuerpo a cuerpo y generalmente sin el equipo. Los equipos de rescate utilizados por USLSS fueron mas diseñados para salvar a los marineros en el mar que para el rescate en playas. Botes de rescate, similares a los utilizados por USLSS, fueron adaptados para el uso de socorristas que remaban para ayudar a los nadadores en apuros. Se mantienen en uso hoy en día en algunas zonas de los EE.UU. El método predominante de rescate sin embargo, fue a nadar hacia la víctima.


El origen del servicio de guardavidas en la mayoría de lugares siempre ha sido el resultado de la pérdida de vidas por ahogamiento y aún hoy, es este hecho el que impulsa la necesidad de aumentar los servicios y más recursos para el área de rescate. En 1918, 13 personas se ahogaron en un solo día en San Diego, California, estimulando la creación de un servicio de rescate que ahora cuenta con 240 guardavidas que proporcionan respuesta a emergencias costeras las 24 horas del día, durante todo el año.


En Australia, el primer club de voluntarios de rescate fue fundado en 1906 en la localidad "Bondi". Antes de eso, las autoridades habían prohibido nadar, mas la desobediencia de las personas resultaba eventualmente en autorizar el baño, creando la necesidad de los servicios de rescate. La organización "Surf Life Saving Australia", una de las mayores organizaciones de voluntarios en el mundo de hoy, surgió a partir de la tradición australiana de vigilar las playas voluntariamente. Hoy en día, a algunos guardavidas se les paga, pero la mayoría permanecen como voluntarios.

Una de las mayores dificultades de los guardavidas a veces era la lucha necesaria para dominar una víctima en estado de pánico antes de que se complete el rescate. La línea y el carrete ( "línea fija") fue considerada una solución para agilizar el rescate y reducir este problema. Un guardavidas unido a la cuerda atada a carrete en la arena, nada hasta que la víctima logra sostener a la víctima y luego ambos son retirados rápidamente por otros en la arena. Este método tiene la ventaja de un rescate rápido, pero había algunas desventajas también. La línea afecta directamente en la velocidad de aproximación a la víctima; se requiere un mínimo de tres personas involucradas en el rescate; No era apropiado en los casos de múltiples víctimas que se produjeron simultáneamente en diferentes lugares; y podría lesionar víctima y guardavidas con la cuerda. En la ciudad de "Atlantic City", de Nueva Jersey, el uso de la cuerda y carretes se interrumpió después de que un guardavidas fue estrangulado por el dispositivo. Sin embargo, se ha utilizado amplia mente en otros lugares durante décadas y todavía está en uso en algunas áreas.


Como alternativa, los guardavidas han creado un dispositivo con un anillo de rescate en la punta y levanta la cuerda a la altura del hombro reduciendo la fricción en la arena. Los guardavidas nadaban con el anillo atado a su cuerpo y atado a la línea circular, se localizaba la víctima quien lo sostenía y era remolcada a la zona seca más cercana. Esto evita el contacto directo con la víctima, sino únicamente como la línea y el carrete.


La invención de rescue-can (boya de rescate) como material de rescate

En 1897, un americano con varias habilidades, títulos y experiencia en el área acuática, el capitán Henry Sheffield, estaba de visita en Durban, Sudáfrica, cuando diseñó el primer "rescue can" llamado en el momento "cilindro de rescate" . Este cilindro fue inventado y diseñado para un club de salvamento acuático local (Brewster, 1995). Estaba hecha de chapa metálica y puntiaguada en ambos extremos, y se utiliza del mismo modo que el anillo de rescate y también era tirado por una cuerda hacia la arena. La ventaja es que se desplazaba con mayor facilidad sobre el agua. Un inconveniente fue que el metal pesado y las puntas podrían dañar a la víctima o a los guardavidas. El rescue can (Boya de rescate) de metal creado por el capitán Sheffield fue reconstruido en aluminio en 1946, permitiendo arredondar las puntas lo que mejoró considerablemente su uso, pero todavía era muy pesada y presentaba riesgo. Entonces el guardavidas Bob Burnside del Servicio de Rescate de Los Ángeles desarrolló un rescue can (boya de rescate) con mejoras significativas, hecho de plástico y con agarraderos para las manos a cada lado. Este material se empezó a usar en 1972 en las playas y mejoró en gran medida la capacidad de los guardavidas para hacer rescates más seguro, especialmente en aguas abiertas. La "boya" Burnside sigue siendo hoy en día la elección de los equipos de rescate para situaciones en las que se necesita un equipo flotante e hidrodinámicos para el rescate de múltiples víctimas mientras están conscientes y se espera por el apoyo. Como equipo de rescate acuático moderno, este puede haber llegado a sustituir al antiguo salvavidas redondo que todavía se utiliza hoy en día.


La invención del tubo de rescate como equipo de rescate

En 1935, el Servicio de Rescate de Santa Mónica, California, Pete Peterson descubre la necesidad de inventar un dispositivo que pudiera ser atado alrededor de la víctima para mayor seguridad en las olas y produjo el primer tubo de rescate (rescue-tubo) como un dispositivo inflable. A pesar de que era vulnerable al mal tiempo y a las rocas, era bastante popular entre los servicios de guardavidas. En 1964, el material mejoró y fue fabricado de goma de espuma, con una capa de goma alrededor. Conocido por muchos veteranos guardavidas como "tubo de Peterson" o simplemente como "Peterson" en uso hoy en día en todo el mundo. tubo de rescate (rescue-tubo) es una excelente herramienta para el rescate en las corrientes , porque la víctima esta más segura con los guardavidas en situaciones de grandes olas del mar y con menos riesgo de perderla. Es un dispositivo particularmente interesante en los casos de las víctimas con trastornos de la conciencia o inconsciente, pero es menos útil para el rescate de víctimas múltiples, como su diseñador fue dirigida a servir a una sola víctima. Curiosamente, se convirtió en un equipo muy común para el rescate en piscinas y parques acuáticos. Así, un dispositivo desarrollado por un salvavidas para un entorno particular, llegó a ser usado en todos los ambientes acuáticos de todo el mundo.