Guardavidas en la playa...Responsabilidad de quien?


Las playas, piscinas, lagos, ríos...sin lugar a dudas estamos refiriéndonos a algunos de los sitios favoritos de la mayoría de salvadoreños para pasar sus momentos de descanso y ocio al lado de sus seres queridos. Considerando principalmente nuestros rasgos culturales los salvadoreños somos amantes de las actividades acuáticas y muchos de nosotros incluso aprendimos nuestras primeras brazadas de natación en la poza de un río cercana a nuestra vivienda.

Contamos en nuestro país con los mas deliciosos escenarios acuáticos y todos muy accesibles para la mayoría, se puede decir que desde cualquier punto de nuestro territorio siempre hay una playa a no mas de 2 horas en vehículo.




Las playas de El Salvador ofrecen hermosos paisajes, excelente clima y la mas deliciosa y variada gastronomía para el deleite de quienes las visitan.

Curiosamente y debido al tipo de jornada laboral en El Salvador al igual que otros países de América latina se descansa generalmente los fines de semana, días en que las personas que se dedican al comercio formal e informal en las diferentes playas del país esperan con ansiedad sabiendo que su lugar será abarrotado por turistas que llegarán en vehículos propios o en buses de excursión a comprar y disfrutar de diferentes productos que ellos ofrecen.

Los visitantes a nuestras playas en su mayoría son personas que ansiosamenta han esperado la llegada del día libre y saben que el sol, el mar y la arena los esperan.

Sin embargo es muy importante mencionar que las playas salvadoreñas cuentan además con condiciones oceanográficas muy variables en donde considerando la presencia de corrientes, alfaques, oleaje, rocas, etc. Y sumando factores como la adrenalina del visitante, abuso del consumo de alcohol y drogas y la carencia de servicios de seguridad acuática se convierten en verdaderos escenarios de riesgo.

El impulso que actualmente está teniendo el turismo en el pais ha hecho que muchas empresas hoteleras y restauranteras conscientes del riesgo y de la forma en que podría afectar la ocurrencia de un evento de esta índole en el lugar, han optado por asumir con fondos y responsabilidad propia la contratación de servicio de guardavidas de carácter privado, aunque cabe la aclaración que muchos de estos lugares han considerado tal necesidad posterior a una situación con consecuencias fatales.

Otra parte no muy significativa ha sido asumida por algunas personas que coordinan excursiones a diferentes destinos acuáticos y toman a bien el contratar el servicio de guardavidas que proveen las instituciones de socorro, lo cual favorece en gran manera con la presencia de guardavidas en estos lugares pero se ve afectado por mas del 90% de excursiones que llegan al mismo sitio sin contar con este recurso, recargando excesivamente la responsabilidad al guardavidas en playa y afectando directamente su eficaz operatividad. Generalmente el guardavidas realiza rescates de personas de otras excursiones y no de la que lo han contratado, debido a que en estas el aspecto prevención no ha sido abordado correctamente.

Muchas personas pagan y viajan en estas excursiones totalmente inseguras y con la esperanza de que los guardavidas ya estarán en la playa. Existen playas en donde los mismos lugareños al notar dicha necesidad han optado por brindar el servicio de rescate de manera empírica y han logrado evitar con su intervención una infinidad de muertes, estos grupos subsisten a traves de las aportaciones económicas de excursionistas para sufragar o cubrir sus gastos, sin embargo al no ser un servicio de carácter formal de igual manera una aportación o colaboración no los compromete a brindar un servicio con total responsabilidad, aclarando que son contadas con los dedos de una mano los lugares que cuentan con esta condición.

En algunos balnearios es requisito para autorizar el ingreso llevar guardavidas y son espacios muy controlados y en algunas el riesgo es mínimo. Ironicamente las playas que son los sitios en donde mas se requiere la presencia de Guardavidas actualmente no cuentan con este recurso y vivimos el día a día con la fe puesta en que “Primero Dios nadie se ahogue hoy” y al finalizar el día, “Gracias a Dios nadie se ahogó hoy”.

Obviamente estamos muy conscientes de esa realidad, pero no captamos el impacto de la situación sino hasta el día en que nos afecta directamente.

Se habla de Operación Verano 20.. , Plan Divino Salvador, Plan Belen...etc las cuales se enfocan en tres períodos importantes de vacaciones en donde las playas y balnearios son abarrotadas por veraneantes y de no ser por estos mega operativos en donde todas las instituciones se concentran en prevención y atención las cifras generadas sería exhorbitantes. Mas sin embargo hay un factor al cual no se le esta prestando atención aún, y es precisamente a que los salvadoreños no vamos a la playa solo en Semana Santa, Agosto o Diciembre. Las playas son visitadas los 365 días del año y las muertes por ahogamiento tambien ocurren en períodos no vacacionales.


De quien es entonces la responsabilidad de asumir la seguridad acuática en playas y balnearios?


Cuando se habla de la ausencia de personal de socorro en estos sitios no faltará alguno o muchos que piensen erroneamente en que las instituciones de socorro son las responsables. Otros dirigirán sus pensamientos y comentarios hacia la parte gubernamental; pero será que todos estamos haciendo nuestra parte en este aspecto? Somos capaces por ejemplo de decidir no asistir a una excursión si no se ha considerado el servicio de guardavidas? O podemos incluso el optar por no visitar aquel lugar en donde ya sabemos que no hay servicio de guardavidas.

Existen mas interrogantes como esas y es muy probable que la respuestas sean la solución a dicha problemática.

El día en que la ciudadanía piense en su propia seguridad y la de sus seres queridos y tome la decisión de no asistir mas a playas y balnearios en donde no existan las condiciones de seguridad básicas, probablemente los encargados de garantizar estas condiciones le presten atención a la problemática y comiencen a trabajar en solucionarla. Pero mientras tanto, cuantas personas mas tendrán que morir ahogadas para que eso suceda? Es necesario que la muerte por ahogamiento nos afecte directamente a traves de un ser querido para abrir los ojos ante esta realidad? Puede haber diferentes propuestas de solución y lo mas importante es que no podemos esperar mas tiempo para iniciar con la generación de una ley de seguridad acuática en donde cada quién asuma la responsabilidad que le corresponda y en conjunto logremos garantizar espacios de recreo acuático atractivos, pero ante todo seguros ; enfocados todos en la prevención de las muertes por ahogamiento.

“Nadie notará la presencia o ausencia de un Guardavidas...Si no hasta el día en que ocurra la tragedia”



25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Telefonos:​​

(503) 7545 0967

WhatsApp

(503) 75450967

(503) 78566833

​Dirección Región Central:  5° Av.  Norte N° 2, Barrio El Calvario. Puerto La Libertad, El Salvador.